Vivir para todo y para nada

AHORA QUE YA NOS HEMOS OLVIDADO DE LOS JUEGOS OLIMPÍCOS, DEL WATERPOLO, y qué fue de Pol Amat, de las chicas del balonmano y del tipo polaco aquel de perilla que lanzaba el peso al quinto pino, pienso en la Perspectiva. No en la perspectiva Nevski, por favor camarada. Sino. En cómo la gente pierde la perspectiva. La cantidad de bípedos que desconoce la perspectiva. Ocurre en el mundo. En España.

¡Viva España! No hay más que rozarse por el Reino español durante el congelado mes de Agosto para comprobar como todo sigue igual. Todo se mueve decía Heráclito, pero dentro de un marco perenne, apuntaba Platón. Inglaterra sigue siendo mala en baloncesto. Abrir un ¡Hola! y encontrarse con un coñazo de Ana Obregón ‘escultural’ bajando las escaleras de un hotel en Ibiza, Miguel Bosé respondiendo en plan borde a la primera pregunta de una periodista, porque así mola más, ver en el telediario a mi amada Susana (hermosa sustituta de la eterna y pesada Ana Blanco) introduciéndome en una burbuja hispánica y limitada. Discutir con mi hermana de la misma estupidez que hace veinte años. Pierdo la perspectiva de lo grande que es todo esto. ¿Es que ya no te acuerdas del mundo? Es imposible, no puedes haberlo olvidado todo.

Al volver a Liberia, curiosamente (¿debería decir curiosamente?) uno pierde también la perspectiva. Muchos se olvidan, nos olvidamos de los progresos de la humanidad, del respeto, de los valores, de escuchar a los demás y todo eso. Y todo eso. Que aburrimiento el todo eso. Y así. Muchos blancos que van alargando su estancia en Liberia, en el continente africano (añitos, añitos llevan ya) van desarrollando un sorprendente (¿debería decir sorprendente?) comportamiento retrógrado, y claramente seguidista del colonialismo más arrogante, que levita como esa sombra tranquila y apartada de la esquina. Un remanso afable.

Tozudo como un apellido. Y eso que jugamos a ser maduros, demócratas (qué aburrimiento) hemos crecido con la Constitución, nos han insistido en la Declaración de los Derechos Humanos, la revolución francesa, la abolición de la esclavitud, la igualdad entre los pares, la sordidez del racismo. Acatamos la dictadura de lo políticamente correcto. Mejor estar tranquilo y esas cosas. Dormir bien. Venga, vale.

De manera que el desastre lo suele evitar una señora hábil, felina y de nombre ‘sutil’. Ella se presenta tierna y ácida. Esa mujer tiene algo. Me pone, me pone esta amante en la oscuridad del caballero Don Prejuicio. Ella es el filtro perfecto para atemperar al hombre blanco. Ese mismo que se acomoda imperial, acaparador, ruidoso y cultísimo en la terraza del Mamba Point Hotel, levantando un coñac con sus cuatro dedos y ordenando imperativamente a los camareros negros que le traigan los fettucinis. Y más coñac. Yes sir. Siglo XXI.

Doña sutil y su amante prejuicio evitan que de manera pública se diga lo que realmente se piensa. Eso no evita que ya llevemos unos años en Liberia, en este continente, África, y nos olvidemos de todo de vez en cuando. De constituciones y vainas. Del aburrimiento. Nos va la marcha. Así, en las conversaciones, algunos blancos (es decir, de piel blanca) se refieren directa o indirectamente a los locales como patanes, faltos de entendederas, vagos irremediables, paletos, chapuceros y otros cánticos a la alegría.

Eso sí, sin perder del todo el toque sutil. Para dormir bien. Además. Mientras ponen una pierna sobre la otra, encienden un buen cigarro, el hombre blanco habla paternalistamente de la necesidad de enseñar, casi amaestrar a los liberianos, porque no tienen ni idea de nada, “alguna lección tendremos que legarles”, decía un calvo el otro día haciendo girar un juego de llaves con su dedo índice. Da un cierto poderío, eso de disponer de un juego de llaves. Y a uno le da por pensar en qué fue de todo aquello de la igualdad, derechos y demás palabrerío y tratados necesarios, al fin y al cabo.

Me decía un ghanés en Accra, que el problema no es tanto la falta de educación, sino cambiar la forma de pensar de la gente. Cuanta razón. Cierto es que la educación es fundamental, la cultura, los viajes, las experiencias, pero todos estamos marcados por lo que nos metieron por las orejas de pequeños. El entorno. De modo que muchos leen un renglón de la Declaración de los Derechos humanos y a la media hora, rezan para que su hermana no se case con un negro. “¿Te puedes casar con una negra?”, me preguntó una liberiana el otro día en Golden Beach. “Claro que sí, me puedo casar con quién me dé la gana”, respondí. “Ah, pensaba… bueno, los nigerianos por ejemplo sólo se casan con las nigerianas, regresan a Nigeria para casarse…”, añadió ella para disimular. “¿No has pensado en casarte?”, me preguntaba.

Para atrás. Bastante gente que lleva en Liberia, en África unos buenos años, sufren un singular proceso involucionista, regresivo y definitivamente intolerante.

Se vuelven aún más racistas, pierden la paciencia del respeto, se zambullen en las generalizaciones arrasadoras. Perdemos la perspectiva. A base de gritos, que es como muchos libaneses tratan a los liberianos, a base de gestos imperativos y coloniales que es como muchos blancos tratan a los africanos, nos introducimos de nuevo en la senda del cangrejo, volvemos a dar marcha atrás, ante el consentimiento acomplejado de la mayoría liberiana que asume un rol de inferioridad  y sumiso casi de manera natural. Por eso algunos blancos se crecen en Liberia, en África.

De repente son alguien. De repente se les respeta. Dan órdenes. Se les obedece. Y después de comer, hablan públicamente de tolerancia en alguna otra parte.

La perspectiva es un paraguas infinito, probablemente. Viajar puede que no resuelva (del todo) el dilema del progreso. Viajar, conocer más gente, dota de una riqueza impresionante, inconsciente y evolutiva, pero un exceso viajero también puede generar retraso. Asimismo, viajar puede producir soledad, extrañeza, decepción ante la constancia de la similitud antropológica de los seres humanos que se parecen en Bamako y en Gerona. Conocer más de la cuenta, puede causar el aislamiento del ser curioso que ha visto mucho más que sus congéneres y es así como de repente se queda sólo, incomprendido frente a la horizontalidad rutinaria que invade cada rincón de este mundo a base de duchas y televisión. Todo encaja.

Viajar, conocer más gente, puede causar un refuerzo de los prejuicios. Viajar para cerrarse más. La amnesia. Como aquel viajero que conocí en la discoteca Embassy con más de cien países a sus espaldas y sin embargo portando una conversación desconfiada y medieval. Reduccionismo. ¿De qué va todo esto? Tal vez ahora mismo se están riendo allá en el universo de este terrícola que escribe sobre unas teclas negras, burlándose de mi falta de perspectiva. Universal. De mi limitación terrenal ¿O es que no sabías que el mundo no acaba en el mundo, que ni siquiera el universo debe acabar en el universo y yet, y yet, y yet?

El autor
Carlos Battaglini

Lo dejé todo para escribir, acompáñame. Más sobre mí

4 comentarios

Anímate a comentar

Tu email no será publicado.

Información básica sobre protección de datos:

  • Responsable: Carlos Battaglini
  • Finalidad: Moderación y publicación de comentarios
  • Destinatarios: No se comunican datos a terceros
  • Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos

Contenidos relacionados