Hablando con la gente que me encuentro en Monrovia

Monrovia

VAMOS A HABLAR CON GENTE QUE ME ENCUENTRO EN MONROVIA. Ahora, aquí mismo, dentro del coche ¿no querías ser escritor? Antes de nada, debo admitirlo: voy a hacer un esfuerzo de locuacidad porque me siento cansado dentro de este Nissan Pathfinder blanco que me trae de vuelta a casa, mientras Monrovia se zambulle un día más en un tráfico punk (¿o era anárquico?) combinándose con el desfile de mujeres transportando palanganas y cubos sobre sus cabezas. Cocos, mango, pescado. Y ante todo, ya sabes: los colores. Y el polvo. El humo. Los cláxones. Debo hacer un esfuerzo. Estoy en Liberia, estoy en África. No sé cuanto tiempo más estaré en este continente, en este país. La normalidad a la que me he acostumbrado del día a día liberiano, sé que se transformará en algo especial y distinto cuando la vuelva a recordar dentro de unos años. Recuérdalo Carlos, esto es especial, recuérdalo. Me digo.

Entonces, deseando en realidad permanecer en silencio y simplemente observar el caos, el mundo, le pregunto al joven conductor (al que gusta pisar bastante el acelerador desde que puede) “¿Bueno y a qué te dedicas cuando no estás llevando a gente de aquí a allá?”. El adolescente gira la cabeza como si le hubiese hecho un corte en el cuello con una navaja, me mira extrañado, casi asustado, no está seguro si debería responderme y de pronto balbucea, “en casa, estoy en casa”.

“Ah, en casa, ¿y qué haces en casa?”, pregunto sin ganas al minuto aproximadamente. El conductor me vuelve a mirar, esta vez casi desafiantemente y me suelta, “me siento en un sillón”. “En un sillón”, “¿Y?”, vuelvo a insistir (“colabora con la historia tío”, me digo por dentro).

“Eso, sentado en un sillón todo el día. A veces suena el teléfono para que lleve a alguien y salgo. Y ya está. Sillón, conducir y no hacer nada. A eso me dedico”. Recuérdalo Carlos, esto es histórico, recuérdalo.

¿Hay que hablar con la gente, no? Entonces decido un día platicar con uno de los seguritas de mi compound de UN Drive. Uno nuevo, con rostro entre apocado, cansado y lagrimoso. Me está empezando a caer mal. “¿Qué te pasa?”, le digo. “¿Esas caras?”. Y comienza a hablar como para sí mismo, como si rezase. “Sabe, no sé, últimamente ando harto de todo. Ya no puedo más. Llegué de Nigeria, Liberia no es mi país, sabe, pensaba que encontraría un buen trabajo aquí en Monrovia, oportunidades, y lo único que hago es abrir y cerrar puertas por un sueldo mísero”.

El segurita sigue hablando con la cabeza gacha, abriendo y cerrando la puerta como si ventilase a la desesperación para que se esfumase de una vez. Me dice lo que cobra, “81 dólares al mes” y miro para el suelo. Me toco las manos (me toco las manos). Dirijo mis manos a la cintura. Hace calor, mucho calor. Palmeras alrededor, siempre palmeras, todoterrenos pasando a toda velocidad por UN Drive. “No te rindas, sé profesional”, “todo cuesta, todo llega” le digo sinceramente. Él afirma con la cabeza, creo que me lo agradece honestamente y a la semana siguiente, cuando hablamos de fútbol y nos damos cuenta de que somos del mismo equipo, el segurita me dice algo que me anima el día, “sabe señor, somos los mejores”. “Sí,”, le respondo, “por supuesto que somos los mejores, por eso vamos a ganar el campeonato”. Y nos sonreímos. Y el calor, y las palmeras. Y la victoria.

Kraweah, el encargado de las tareas domésticas en casa me dice que cómo se me ocurre. “¿Cómo se me ocurre el qué, Kraweah?” “Tener un libro de Harry Potter en su estantería señor”. Me encojo de hombros. “Hay que leer de todo ¿no?”, digo. “Sí, pero todo eso es brujería, malo, muy malo. Harry Potter es auténtica brujería”.

Hablar con la gente. Esta vez con Robert, un blanco norteamericano que mañana regresa a Washington. Abraza una raqueta de tenis sobre su pecho y posa sus dos pies en algún lugar de la cuesta del olvido, esa cuesta que bordea la antigua embajada norteamericana. “Vuelta al mundo real mañana”, proclama empapado en sudor. Es la misma frase que me dice Eunice en el Mamba Point Hotel mientras almorzamos, “la próxima semana a Luxemburgo, vuelta al mundo real”. Pero esta vez tengo más ganas de hablar, de cortar el rollo, de entorpecer la fluidez, “¿al mundo real?”, pregunto. “¿Acaso todo lo que estamos viendo pertenece al mundo de la ciencia ficción, es esto una historia de Ray Bradbury?”. “Ah bueno sí, pero”. Dice ella.

En el Front Page Africa leo que han envenenado al entrenador de la selección de fútbol de Liberia. Se trataba de Bertalan Bicskei un húngaro que llegó a Liberia hace unos años con la idea de revitalizar a la selección y convertirla en una de las potencias del continente africano.

En la foto aparece con el rostro con el que se mira una puesta de sol violeta, o como se mira desde la ventanilla de un avión. La información en el periódico es confusa, ambigua, la tipografía borrosa, pero al parecer había algún jugador que no le hacía mucha gracia permanecer tanto tiempo en el banquillo y decidió hacer una llamada telefónica.

“En África no hace falta hacer tanto para que te envenenen”, me revela un psicólogo en el Tides, frente al mar, frente a una oscuridad tranquila. En el mismo Tides, tras varias Club Beers, conozco a un cura agricultor mejicano y me confiesa que tuvo malaria la pasada semana por primera vez en su vida. Su novia le acaricia la mano en ese momento. Yo pregunto, “¿Y cómo fue?”. “Genial”, me responde él enseñándome toda la dentadura, “gracias a los cuidados de ella. A veces vale la pena enfermarse, amigo” y mira a su novia que aprieta aún más su mano y dice, “yeah”.

El autor
Carlos Battaglini

Lo dejé todo para escribir Me voy de aquí.

No hay comentarios

Anímate a comentar

Tu email no será publicado.

Información básica sobre protección de datos:

  • Responsable: Carlos Battaglini
  • Finalidad: Moderación y publicación de comentarios
  • Destinatarios: No se comunican datos a terceros
  • Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos

Contenidos relacionados