El Perseguidor, de Julio Cortázar (1) de (7)

Julio-Cortázar

Sabemos por la dedicatoria del principio, “In memoriam Ch.P” que El Perseguidor es un ¿cuento?, una ¿novela corta?, una especie quizá de reportaje literario dedicado a la figura del saxofonista Charly Parker, a través de la voz del crítico Bruno V que narra los hechos básicamente en una primera persona que se alterna con una segunda persona.

La historia se desarrolla principalmente en París y ésta fluye alrededor de la tormentosa existencia de Johnny Cárter (seudónimo de Parker, curiosamente con apellido anglosajón acentuado en la “a”, puede que inspirado en la figura de Benny Carter) y su particular relación con Bruno. Éste visita a Johnny en su lúgubre hotel de París y descubre una vez más el precario estado en el que se encuentra su amigo. Johnny ha vuelto a perder el saxo y no puede tocar. La situación es crítica.

A Cárter le acompaña su fiel Dédée a la que desprecia soberanamente. Johnny y Bruno se enzarzan en diferentes conversaciones que tienen como protagonista al tiempo (una obsesión para Johnny), la sensación de ‘estar en otro lado’, el metro y otras fijaciones existenciales que mortifican al saxofonista.

Cárter es un drogodependiente y esto afecta lógicamente a su vida, a sus reflexiones, a todo su ser. Mientras, Bruno va explicando todas estas dilucidaciones de manera precisa, estética, brillante y más importante aún: adentrándose en el mundo de Johnny. Aunque es importante añadir que a pesar de que Bruno lo admira, hace caso de las ‘paranoias’ de Cárter lo justo. Primero porque es sabedor de que estas manifestaciones vienen de una mente digamos trastornada, y segundo porque nada mas salir a la calle, el crítico se deja engullir por la cotidianeidad más rutinaria y se ‘olvida’. Aunque en realidad, Bruno siempre tiene a Johnny presente de una manera u otra.

Bruno ayuda a la pareja dándoles algo de dinero, tratando de conseguir un nuevo saxo, etc. La historia va avanzando con Bruno contando (¿a quién? A lo mejor a sí mismo o a alguien especial, puesto que para el público “llano” ya ha escrito una biografía sobre Cárter) diferentes anécdotas que le han sucedido a Johnny a lo largo de su carrera en los sitios más recónditos, a la vez que va analizando la música de Cárter, lo que representa, sus repercusiones etc. Johnny y su música es para Bruno un pensamiento constante, no en vano, el crítico ha escrito un libro sobre Johnny que por cierto, ha sido todo un éxito.

A Johnny le rodean toda una serie de seguidores y excéntricos personajes. Digamos que el típico perfil de cuadrilla que suelen acompañar a muchos artistas. Encontramos así a la marquesa (también denominada Tica) una mujer rica que se acuesta de vez en cuando con Johnny, además de sostenerlo y salvarlo económicamente.

Tica vendría a representar a la baronesa Pannonica de Koenigswarter, también llamada Nica de Koenigswarter, famosa baronesa británica por socorrer siempre que podía a los músicos de jazz. Nica pertenecía a la pudiente familia Rothschild y es considerada una de la patronas de la música bebop.

Luego están el resto de muchachos que tocan con Johnny (cuando éste puede tocar) como Art (existió el batería Art Blakey), Marcel etc. Mención especial merece Baby Lennox: una artista adolescente que persigue a Johnny hasta que finalmente logra irse con él a los Estados Unidos.

El relato sigue transcurriendo a través de la narración de diferentes ensayos del grupo, los diálogos entre los diferentes personajes, y sobre todo alrededor de las reflexiones de Bruno sobre Johnny y lo que éste supone. Bruno protege a Johnny también casi como si fuese su madre o algo así, le preocupa que Cárter se drogue o beba demasiado y eche todo a perder una vez más. Pero junto a estas preocupaciones, el crítico va destacando poco a poco la importancia de su libro, lo que demuestra que Bruno también tiene su ego y sus intereses. Y así va transcurriendo el cuento: más reflexiones, impresiones, teoría y búsqueda de explicaciones sobre lo que es Johnny Cárter, a donde va este hombre etc.

Como no podía ser menos, los diferentes ensayos musicales de Johnny se caracterizan por sus altas dosis de paranoia, creyendo el artista, ver a veces por ejemplo campos llenos de urnas y cosas así y a pesar de todo acabará tocando un tema titulado Amorous, que automáticamente pasa a formar parte de los anales de la historia del jazz, aunque el propio Johnny lo odie y quiera destruirlo.

El autor
Carlos Battaglini

Lo dejé todo para escribir, acompáñame. Más sobre mí

No hay comentarios

Anímate a comentar

Tu email no será publicado.

Información básica sobre protección de datos:

  • Responsable: Carlos Battaglini
  • Finalidad: Moderación y publicación de comentarios
  • Destinatarios: No se comunican datos a terceros
  • Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos

Contenidos relacionados