Reseña literaria. “300” de Frank Miller y Lynn Varley

300_frank-miller

“300”, de Frank Miller narra en forma de cómic la historia real de unos guerreros espartanos al mando del Rey Leónidas que en el año 480 A.C. retrasan valientemente la rápida expansión del formidable ejército Persa del Rey Jerjes en una batalla encarnizada en el valle de las termópilas. La relación de fuerzas era completamente desproporcionada a favor de los persas, pero cada soldado espartano valía por muchísimos persas. Eran guerreros de élite, fanáticos y entrenados en unas condiciones durísimas para convertirse en auténticos hombres de hierro con la única misión en la vida de defender a Esparta.

Los espartanos que se enfrentan a los ejércitos de Jerjes, tan solo son 300. Pero unos 300, ya he dicho, “muy bestias”. El rey Leónidas sabe, cuando se dirige a las termópilas que su destino y el de todos sus hombres, es la muerte. Pero por ley espartana debe enfrentarse a los persas y defender Esparta. Sabe que su lucha la continuarán otros  espartanos, nuevas generaciones.

Pero Leónidas no sólo debe enfrentarse a Jerjes, sino también a los éforos: sacerdotes de los viejos dioses, a los que toda Esparta, incluida el Rey debe respetar. Se trata de una institución corrupta, comprada por Jerjes. De manera que los éforos niegan el apoyo del ejército a Leónidas, poniendo como excusa el oráculo y el tiempo de la carneia. Por tanto, el rey espartano sólo podrá hacer frente a Jerjes con sus 300 hombres.

Leónidas sin embargo, ignora la resolución de los éforos y con los 300 se dirige al norte para machacar a los persas en las termópilas, un terreno que conocen a la perfección. Sin embargo, al final, la desproporcionada relación de fuerzas acaba imponiéndose y los 300 y el Rey Leónidas mueren a manos del ejército de Jerjes.

Pero Esparta y los espartanos no se rinden. Y es que Delios (una especie de juglar o contador de historias de los 300) es encomendado por Leónidas antes de la batalla final, a regresar a Esparta para que cuente el destino de estos valientes guerreros al pueblo de Esparta. Es la manera de hacer inmortales a los 300 y de continuar la tradición guerrera y orgullosa de Esparta.

He de decir que me ha gustado mucho este comic. Sobre todo, me han resultado espectaculares los dibujos y el color. Hay viñetas que resultan verdaderas obras de arte, auténticos cuadros que podrían exhibirse en cualquier exposición. Para mí, estas dos facetas, dibujo y color, son con diferencia lo mejor del cómic.

En cuanto a la historia, ésta me ha sorprendido poco, puesto que es la clásica obra del superhéroe fuerte, guapo, contra los malos. Es decir, una “película” al más puro estilo hollywoodiense y que hemos visto toda la vida. Este “clasicismo” de la historia, sin embargo, no le resta un ápice de calidad a la obra. En cuanto a los personajes, prácticamente todos ellos se incluyen dentro del rol que era de esperar, es decir, caen dentro de la dialéctica guerrero valiente – guerrero malo. Sin embargo, me sorprendió del Rey Leónidas que rechazase a Efialtes (el deformado) como soldado espartano, ya que en este tipo de historias, el héroe suele tener más “alma”.

Por otro lado, hubo una serie de detalles que me despistaron. Entre ellos, la voz del narrador. Se trata de una extraña voz en segunda persona. No se sabe muy bien quién está hablando, quién está contando la historia, y es al final, cuando me entero que es Delios el que está narrando todo.

Pero fue gracias a la película que me enteré de este detalle. Puede que haya influido en este despiste la traducción de Óscar Estefanía. En varias fases del relato, el traductor, desde mi punto de vista, no capta la “musiquilla” que Frank Miller quería imprimir a la historia. Además, hay una serie de mínimas imprecisiones o puntuales ausencias de claridad, en la narración de la historia que no sé si se deben a Miller o al traductor.

Esta historia, por otro lado, puede dar lugar a innumerables debates sobre el ambiente de la época, las costumbres de entonces, la naturaleza humana etc. Por ejemplo, aprecio ya como por estas fechas, las instituciones son presa de la corrupción. Compruebo también como ya hay una sensación nacionalista: Esparta vs Atenas. Los espartanos se sienten griegos, pero primero son espartanos.

Otro aspecto a discutir, sería la moral de los espartanos, ya que la manera de la que Leónidas se deshace de los mensajeros persas al principio, puede ser calificada perfectamente de cobarde. Y no hay que olvidar tampoco que Leónidas desacata la autoridad de una institución soberana: los éforos, e ignora a su vez al Consejo. Aunque en el primer caso, el Rey Leónidas hace bien en no acatar la decisión de los éforos, ya que sabe que éstos son corruptos. Pero respecto al Consejo, sería más discutible, puesto que no sé aclara si éstos están compinchados o no con los éforos. ¿Era Leónidas un Rey “democrático”?

Por cierto, y para finalizar, es preciso comentar que los 300 no eran 300. No me refiero a que se quedasen en 299 o 300 (si contamos a Leónidas como el 301) cuando Delios regresa a Esparta a contar la historia, sino a los arcadios. Estos son unos soldados aliados de los espartanos que luchan junto a ellos frente al enemigo persa. Sin embargo, comparados con los 300, resultan soldados vulgares y hasta cobardes.

En cuanto a la película que dirigió Zack Snyder, llevando al cine 300, no quisiera extenderme puesto que éste es un espacio reservado a la literatura. Simplemente decir que se trata de un peliculón con algunas diferencias. En la peli, la Reina, la mujer del Rey Leónidas toma un papel mucho más protagonista que en el cómic. Es decir, la peli es más “feminista”.

También cambia el rol del Consejo que en el film está claramente dirigido por unas manos corruptas, aunque al final acaba siendo limpio. Se introducen también algunos personajes como el hijo del capitán y el Rey Leónidas tiene un niño, que (supuestamente) va a seguir la tradición guerrera espartana de su padre.

En el cómic por último, muchas veces los espartanos van con el pene fuera o eso parece. En la peli, no. Ah, y Efialtes el deformado, en el cómic maldice y se intenta suicidar (pero sobrevive y se convierte en un soldado persa) mientras que en la película no se tira por ningún barranco, tan solo maldice. Eso sí, tanto en el cómic como en la peli, Efialtes resulta ser un traidor al final, aunque quizás tenía sus motivos…

El autor
Carlos Battaglini

Lo dejé todo para escribir, acompáñame. Más sobre mí

No hay comentarios

Anímate a comentar

Tu email no será publicado.

Información básica sobre protección de datos:

  • Responsable: Carlos Battaglini
  • Finalidad: Moderación y publicación de comentarios
  • Destinatarios: No se comunican datos a terceros
  • Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos

Contenidos relacionados