¿La sencillez es una virtud? Reseña literaria de LA CATEDRAL DEL MAR, de Ildefonso Falcones

La Catedral del Mar narra la historia de Arnau Estanyol: un vasallo medieval que pasa por todos los estamentos sociales hasta convertirse en noble y héroe. Arnau es el hijo de Bernat Estanyol: un siervo de la tierra, pero con muchas propiedades. Sin embargo, el hecho de estar bajo la tutela del señor feudal de Navarcles, lo hace en la práctica un esclavo.

A Bernat lo casan con Francesca, una mujer de su misma condición. Pero el mismo día de la boda, el señor de Navarcles irrumpe en el festín y acaba destrozando la ceremonia. El señor de Navarcles viola a Francesca y además obliga a yacer a Bernat con su mujer. Así nacerá Arnau que es claramente hijo de Bernat por el lunar que lleva junto al ojo, marca distintiva de toda la familia Estanyol.

El señor de Navarcles obliga a Francesca a marcharse con el bebé Arnau a su castillo para que amamante a otro hijo pequeño que ha tenido con otra mujer. En cuanto al bebé Arnau, éste quedará completamente ignorado y estará a punto de morir. Pero Bernat rescata al niño y huye con él a Barcelona. Francesca es ya una prostituta despreciada por todos.

Mientras tanto, Arnau va creciendo, buscándose la vida y convirtiéndose en un chico con mucho más carácter que el padre. En la calle conoce a Joan, un niño hijo de una adúltera que sufre condena. Pronto se hacen íntimos amigos. Juntos descubren la Catedral del Mar: una catedral del pueblo, hecha para el pueblo y se convierten en aguadores de los baxtais que es como se definían a los cargadores de piedras.

Llega la crisis, el hambre, y Bernat (padre de Arnau) lidera una revuelta que reclama trigo a las autoridades. Eso le costará la horca. Arnau se queda solo, aunque poco a poco va superando las adversidades hasta convertirse en un baxtai.

Arnau va poco a poco escalando en la vida social. Su salto definitivo se produce cuando en una revuelta antijudía, salva a dos niños hebreos y a un árabe. Agradecido, un judío poderoso, Hasdai Crescas, le recompensa adiestrándolo en la profesión de cambista. A partir de ahí, Arnau se hará rico y será cada vez más respetado.

Mientras tanto, Cataluña vive todo tipo de guerras: con el Rey de Mallorca, con Cerdeña, con el Rey de Castilla… Arnau también se embarcará en estas batallas, donde se convierte en un gran luchador aunque luego se arrepienta dado la crueldad de los embates en los que se ve involucrado.

Más adelante, el Rey Pedro (Rey de Aragón, Valencia y Cerdeña y Conde de Barcelona) casa a Arnau con Elionor, una niña caprichosa y ambiciosa. Arnau ya siente algo especial por Mar: una muchacha hija de un baxtais muerto que vive con él. Mar está loco por él, pero es muy chica y tendrá que esperar y sufrir mucho. Elionor, loca de envidia porque su marido no le hace caso ni yace con él, conspira con la ayuda de Joan (que se ha convertido en un dominico temible al servicio de la Inquisición) hasta el punto de involucrar a Arnau en un turbio asunto.

Finalmente, Arnau es liberado gracias principalmente a su madre Francesca (que reaparece así) y más prostitutas. El pueblo y la monarquía también ayudan a liberar a Arnau que es considerado ya un héroe del pueblo catalán, especialmente después de la batalla contra el Reino de Castilla. Una vez liberado, Arnau se casará con Mar y tendrán un hijo. Aquí finaliza la historia.

Y aquí va mi opinión. Diré que la novela en líneas generales me gustó gracias a que es entretenida y tiene buen ritmo. Ciertamente, la técnica de Falcones es sencilla, va pasando por la novela como una pluma que se desliza suave y agradablemente sobre el lector. Sin embargo, quizás se abuse precisamente de la simplicidad. En este sentido, las descripciones, los adjetivos y las metáforas llegan al punto de ser casi infantiles. Se echa de menos mayor esfuerzo por parte del autor para dotar de más personalidad al texto, marcarlo con un sello propio.

Me pareció un tanto pesado por otro lado, el excesivo nacionalismo y catalanismo del libro. Está bien que se defienda la bravura del guerrero catalán (nada en contra) pero llega un momento (sobre todo para que el que no ha nacido en Cataluña) en el que tanta proclama nacionalista acaban por cansar a uno.

Algo positivo que destacaría del libro es la gran documentación histórica que llevó a cabo el autor. El libro está muy bien atado, con todas las anotaciones históricas bien encajadas hasta el último detalle. Por tanto, y a modo de resumen, considero que el mayor mérito del libro está en el ritmo y la prosa fácil que el autor inflige al libro, pero haciéndose valer de una técnica que abusa de la sencillez.

En otro orden de cosas, es importante recordar que allá por el año 2006, esta novela editada por Grijalbo, se convirtió en un auténtico bestseller en España e Ildefonso Falcones pasó a convertirse en un autor muy conocido. Falcones, un abogado barcelonés tenía ya 47 años cuando escribió esta obra que lo catapultó a la fama. Desde entonces, el abogado escritor ha escrito unas cuantas novelas más de carácter histórico como La mano de Fátima o La Reina descalza, sin embargo, ninguna de ellas ha superado el éxito de La Catedral del Mar.

Por último, comentaré que cuando me quedaban unas pocas páginas para terminar La Catedral del Mar, me encontraba precisamente en Barcelona, y aproveché para dirigirme a la propia Catedral del Mar en cuyas escalinatas terminé de leer este libro con la sensación de que me encontraba dentro de la novela, viviendo en otro tiempo, no tan lejano.

El autor
Carlos Battaglini

Lo dejé todo para escribir, acompáñame. Más sobre mí

No hay comentarios

Anímate a comentar

Tu email no será publicado.

* consulta la Política de Privacidad haciendo click en este enlace

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?

¿Estás seguro?

Al no aceptar ya no tendrás acceso a nuestro sitio y se te desconectará.