En Europa se grita, en Liberia se calla

Liberia

ES DIFERENTE. La forma en la que cualquier país europeo y Liberia protestan. Pongamos primero Liberia, uno de los países más pobres del mundo con unas altísimas tasas de desempleo, unos porcentajes mínimos de alfabetización, unos escasos recursos sanitarios, una prácticamente inexistente seguridad social, una lacerante falta de infraestructuras básicas: el agua hay que ir a buscarla a la playa o al río, la electricidad es un suplicio. Si se quiere tener un futuro decente y alguna oportunidad, hay que emigrar a Europa o a los Estados Unidos. Puede que haya futuro en Liberia, pero aún hay que esperar mucho.

Ando un tanto confundido.

Pongamos ahora por ejemplo a España. El 15 M fue un movimiento social que nació motivado por la hartura de jóvenes y no tan jóvenes ante la escasez de empleo digno disponible, la falta de oportunidades y el oscuro futuro al que se enfrentan jóvenes preparadísimos (y no tan jóvenes) que no encuentran trabajo, ni ese mercado paradisíaco, ni esa vida gloriosa que en teoría les estaba esperando con las manos abiertas.

Están cansados de tanto político corrupto e inepto, de tanto banco chupa sangre, de tantos sinvergüenzas y caraduras. Entre otras razones. Y por eso salieron a la calle. En realidad, el 15 M debió haber surgido hace bastante tiempo. Había motivos de sobra. Pero por fin salió a la calle.

Ando un tanto confundido.

En España todo el mundo protesta. En España, en Europa, “todos saben mucho”. En España, en Europa, todos saben lo que hay que hacer. La gente expresa su descontento y sus ‘propuestas’ a través de las redes sociales, Facebook, Twitter. Europa es la reina de las propuestas. No sé sabe si se posee una capacidad de trabajo coherente con lo que se reclama, pero está claro que Europa tiene una capacidad crítica encomiable. En efecto, en Europa hay mucha oveja revoltosa, unas ovejas que de vez en cuando se descarrían pero que casi siempre acaban regresando a la senda segura del sistema. Pero se protesta y eso supongo que está bien.

Ando un tanto confundido.

De manera que vivo en Liberia, uno de los países más pobres del mundo, donde a dos tercios de la población le cuesta lo indecible encontrar un trozo de comida para llevarse a la boca y sin embargo. Nadie protesta. Cuando Europa con un panorama similar ya estaría ardiendo. Pero todo es tan silencioso aquí, en Liberia.

Todo es tan silencioso en este país africano que ha sufrido cruentas y despiadadas guerras que uno se despista, se confunde ¿Dónde está toda esa rabia? Que yo sepa, ni siquiera existen sindicatos en Liberia, que yo sepa, tan solo habitan unas cuantas ONGs locales que se quejan esporádicamente con un estilo calmado y silencioso.

Pero aún así, el respeto supremo que se le tiene a la autoridad en Liberia, la consagración de la jerarquía como un ente indiscutible e intocable, provoca que las ONGs locales, la ‘masa crítica’, la gente que se queja, no tenga ningún inconveniente en saludar respetuosamente e incluso reírle los chistes a miembros del Gobierno que en teoría son el origen de su disgusto. Yo lo he visto. He visto a algunas organizaciones críticas exponer sus quejas de una manera tan sosegada, que cualquiera que no escuchase sus mensajes pensaría más bien que dicho discurso constituía más bien una declaración de paz y amistad.

Odio ¿dónde te hallas? Rabia ¿sabes bien a quién señalas?

En el supermercado, en los taxis, la gente se queja poco del Gobierno. El Gobierno es el jefe y hay que respetarlo. La gente protesta, dicen que les falta comida, oportunidades, pero no señalan un culpable claro. La culpa, la responsabilidad, no se plantea, la desgracia es algo que surgió así. Nos tocó. Cuando vas a los pueblos de Liberia, la gente te pide de todo, se queja de todo, pero no hay culpables. No hay crispación. Es así.

¡Y además! Cuando el Gobierno u otras instituciones contrarrestan las críticas de la gente, el pueblo suele acatar, callar. No hay una contrarréplica. Entiendan o no entiendan la justificación que se les da, se callan, guardan silencio y al final hasta acaban sonriendo y abrazándose a su teórico enemigo. Basta una respuesta y entonces el silencio.

Claro que en cuanto a ‘prontos’ se refiere, parece que nadie gana a los liberianos. ¿Recuerdas la guerra civil liberiana? La historia es muy sencilla, la de siempre. Un pez gordo por aquí con el apoyo de una potencia y una industria, otro pez gordo por allá con el apoyo de otra potencia y otra industria.

Hagan juego señores. Los dos bandos priorizan como no, la militarización y ofrecen al liberiano medio algo que no le da la calle: un sueldo, una identidad, poder.

A las pocas semanas, miles de desempleados, pillos y vagabundos se han enrolado en diferentes facciones militares. Por primera vez en sus vidas, son “alguien”, enfundan un AK 47 y tienen licencia para entrar en las casas, en la aldeas y saquear y violar. Los próceres de ambas facciones saben lo que tienen que hacer para envilecer y convertir en máquinas de matar a estos pobres diablos: drogarles y llenarlos de odio. Entonces la guerra, el desastre, la brutalidad. Y vuelta a empezar.

Y mientras tanto, silencio, mucho silencio en Liberia, y mucha gente sonriendo también.

El autor
Carlos Battaglini

Lo dejé todo para escribir, acompáñame. Más sobre mí

2 comentarios
  1. El círculo tiene muchos matices, y no es del todo redondo, se mueve a veces como la L del caballo, ensayo, error, ensayo, error. Claro que a veces la partida se desbarata y vuelta a empezar. Y así llevamos miles de años.

    Un abrazo,

    Carlos

Anímate a comentar

Tu email no será publicado.

Información básica sobre protección de datos:

  • Responsable: Carlos Battaglini
  • Finalidad: Moderación y publicación de comentarios
  • Destinatarios: No se comunican datos a terceros
  • Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos

Contenidos relacionados