¿Siempre se representa igual a la raza negra en el cine? A propósito de la película Intocable, de Eric Toledano.

intocable

Arrasó en Francia hace unos años la película Intouchables, traducida al español con el título de Intocable. El film narra la historia de Philippe, un burgués tetrapléjico tras un accidente de parapente, caracterizado por François Cluzet y su mayordomo negro Driss, interpretado por Omar Sy. Ambos actores llevan al cine la historia real entre el burgués Philippe Pozzo di Borgo y su cuidador argelino Abdel Yasmin Sellou.

¿Un burgués y un hombre negro analfabeto amigos en París? Efectivamente, lo que en un principio parecía ser una relación inconcebible entre dos hombres drásticamente opuestos, venidos de mundos más que antagónicos, acaba convirtiéndose en una sólida y entrañable amistad que hace reír y emocionar al espectador al mismo tiempo.

Insistimos, en principio nada hace prever que el culto y refinado Philippe acabe congeniando con el embrutecido Driss. Sin embargo, la película (y la vida) nos viene a sugerir que todos los seres humanos tienen algo que ofrecer, y que al hombre no le basta con ser sensible, cultísimo y viajado, sino que siempre puede complementarse con cualquiera, incluso con un hombre negro inculto que lo único que parece entender es de rap, trapicheos y dinero fácil. Pero sucede que Philippe es un romántico y Driss es práctico, y sobre todo son dos buenos corazones: una combinación que les ayudará a formar un equipo imbatible, ‘intocable’ que desembocará en una amistad inquebrantable.

¿La vida es así?

La vida puede ser así. Y mucho más. De hecho, al parecer ocurrió algo muy parecido entre Pozzo di Borgo y Yasmin Sellou en la vida real; aunque Sellou no es negro, sino argelino ¿cambia algo? A pesar de todo, lo más normal es que estas enternecedoras historias no ocurran en la fría vida real de inviernos y semáforos. Y es que aunque la raza negra, los árabes u homosexuales suelen salir muy bien parados en la literatura y en el cine hegemónicos de hoy en día, porque es lo progre, lo políticamente correcto, y el producto forzado de la visión imperativamente ‘buena’ que imponen los estamentos políticos y sociales, lo cierto es que en la vida ocurren otras cosas muy diferentes, como sabemos. Muy diferentes.

Y además. En Intocable, puede que no sea oro todo lo que reluce. Sí, lo que en un principio parece ser una película aliada del mestizaje y la integración multicultural, podría encerrar un cliché sobre la raza negra un tanto fastidioso.

Y es que Driss, el negro de la película, es presentado como una buena persona, pero al mismo tiempo se le caricaturiza como un iletrado y asilvestrado que sólo sabe bailar moviendo su cuerpo atléticamente además de presentárnoslos como una persona muy graciosa. Poco más. Ya cansan estos estereotipos. De ello se queja precisamente el actor Malcom Sité en una entrevista concedida hace un tiempo: que a los negros siempre los llaman para interpretar papeles de manteros, raperos o delincuentes, mientras que a las chicas negras muchas veces les toca hacer de prostitutas.

Supongo que Sité se refiere sobre todo a Europa, porque en Estados Unidos, los actores negros tienen más peso, aunque tampoco es que gocen de un status consolidado. Digamos que tenemos sobre todo a los consagrados Denzel Washington, Morgan Freeman o Willy Smith y a partir de ahí hay una senda un tanto desértica que acaba encontrándose con Samuel L. Jackson, Forest Witaker o Halle Berry, actores sin duda importantes, pero no ‘dominantes’ dentro del cine hegemónico.

En Europa la cosa está bastante peor. La raza negra trabaja poco a poco para abrirse una plaza natural en los escenarios y hacerse con papeles tan corrientes como los de un médico, un arquitecto, un abogado o un tipo antipático y tan normal.

Por eso surgen las siguientes preguntas ¿Acaso exagera Intocable? ¿alguien podría creerse a los personajes si los papeles se reinvirtiesen y Driss representase al aristócrata y Philippe al asistente? Posiblemente sería tan postizo como si Philippe protagonizase el papel de un jefe tribal en un poblado africano. ¿Debería haber muchos médicos negros o abogados negros en Europa antes de convertirse en personajes de cine naturales? ¿Es creíble un negro abogado o un negro médico en una película francesa? ¿Y alemana?

Y se añade:

Si Driss tiene derecho a integrarse en Francia y en un futuro a desempeñar el rol de Señor, ¿acaso no tiene el mismo derecho Philippe de convertirse en el líder de una tribu africana? Cuando hablamos de integración ¿tenemos en cuenta también la integración del blanco en África?

¿Se parecen? ¿En qué se diferencian? ¿Por qué no puede un blanco ser propietario de la tierra en determinados países africanos como Liberia? ¿Qué pasaría si a los negros se les prohibiese por ley alquilar o comprar pisos en Europa?

Y hagamos otra pregunta. ¿Qué es la cultura?, ese término que volvió loco a Durkheim y del que al día de hoy no tenemos claro lo que significa. ¿Significa que Philippe por haber leído a Zola, escuchado a Mozart o beber vino de Angou es más culto que Driss que escucha por sus altavoces a Terror Squad o a Cypress Hill y que se sabe de memoria la alineación del Paris Saint Germain? ¿Cuál es la referencia cultural mundial y absoluta? ¿la blanca? ¿la negra? ¿No son la mayoría de los blancos unos ignorantes por desconocer a los escritores africanos? ¿Leen mucho los africanos a sus escritores? ¿Tiene África filósofos relevantes, arquitectos prestigiosos, pintores admirables? ¿Qué es la cultura? ¿Cultura es todo aquello que está escrito y representado? ¿Tiene Europa maestros del cuento oral? ¿Es que la raza negra sólo puede ofrecer hoy en día música y deporte principalmente y por eso no se les puede representar de una manera que no son?

Vean esta película. Tal vez les resuelva muchas dudas, o les genere aún más.  Eso sí, les prometo que se reirán, se reirán mucho.

El autor
Carlos Battaglini

Lo dejé todo para escribir, acompáñame. Más sobre mí

No hay comentarios

Anímate a comentar

Tu email no será publicado.

Información básica sobre protección de datos:

  • Responsable: Carlos Battaglini
  • Finalidad: Moderación y publicación de comentarios
  • Destinatarios: No se comunican datos a terceros
  • Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos

Contenidos relacionados