Reseña literaria de “El mundo ha vivido equivocado” de Roberto Fontanarrosa. Sólo las rubias pueden cambiar el mundo.

Roberto Fontanarrosa

¿Puede un hombre ‘normal’ ligarse a una rubia de campeonato? Todo empieza cuando Hugo le pregunta a su amigo Pipo, “¿sabes cómo sería un día perfecto?”, y es entonces cuando nace la historia de un hombre cualquiera que está veraneando en una isla del Caribe (ponle Martinica o Saint Thomas) donde coincide con una rubia espectacular que de repente lo mira, a él, sí ¡lo está mirando a él! ¡Oh cielos! ¿Qué hacer?

A través de una narración muy viva, divertida, cargada de oficio, Fontanarrosa aumenta gradualmente la emoción e intriga de la historia hasta hacernos llegar al momento de la verdad, el instante en el que el ‘pringado’ contra todo pronóstico, se halla con posibilidades reales de atracarse al ‘avión ese’, como diría el propio autor.

Una rubia. El ligue. 

Un momento. Parece que Fontanarrosa no le dio muchas vueltas a la temática del cuento, ¿verdad? ¿No es cierto que esas rubias espectaculares ya nos suenan? Es cierto, y a pesar de todo, estas rubias siguen triunfando. Si son bien contadas, aún más. Así lo demuestra el autor de Rosario: sin aparentes complicaciones se engancha con una historia normal y corriente, donde todo consiste en intentar seducir a una rubia de película.

Un escenario con el que ha soñado prácticamente todo hombre (y algunas mujeres, esperamos) principalmente latinos, cuando no incompletamente vivido por la mayoría, impotente ante la represión lacerante de la realidad…

Y es que Fontanarrosa entiende a la vida y por ello desvela con maestría algunas de sus evidencias, incluidas las malas noticias que parece tener reservadas a las buenas chicas de enorme corazón. No se las quiere.

El protagonista (yo, tú, él, nosotros, vosotros y ellos) no está interesado en la chica maja y comprensiva. Eso para después (y esta decisión salva a la humanidad creemos, pero eso otro día). Lo que importa es el exterior. Lo que queremos es llevarnos “al pibonazo”, como asegura Fontanarrosa en el cuento. ¿Para qué mentir? 

La franqueza, el realismo y la cotidianeidad desde el punto de vista temático, no le resta ni un ápice de mérito a El mundo ha vivido equivocado puesto que su aparente sencillez está rellenada de experiencia y talento a través de un ingenioso diálogo (principal armazón del cuento) mantenido por Hugo y Pipo, que además consigue hacer reír y mucho. Y esto no es fácil. Sólo lo hacen los escritores con mayúscula. 

Sin embargo. Ohhhh. Este cuento que sólo sabía subir para arriba como un cohete hasta prácticamente el final, pierde sorprendentemente muchísimo fuelle precisamente ahí, en el último tramo, hasta el punto de acabar de una manera que bien se podría calificar de “  “. Por ahí decepciona la excesiva facilidad y la poca gracia con la que el “perdedor” remata el ligue de la rubia, la caza: todo es demasiado sencillo y lo que es peor, grisáceo.

Hasta el mismo narrador Hugo, consciente de la excesiva condescendencia de la blonda, intentará justificar repetidas veces dicha debilidad, pero desafortunadamente, sin solucionar la dramática bajada de tensión. Una pena.

El párrafo final (de nuevo el final final) también es frío, le falta un remate, un ‘natural’, una guinda, la estocada para cerrar bien. Una lástima porque hasta entonces, todos los hombres del mundo se habían visto reflejados en este pringado de playa que lucha contra viento y marea para llevarse al pibón del siglo.

¿O no será que a lo mejor conseguir el sueño utópico no es tan increíble como la imaginación nos quiere hacer creer? El mundo ha vivido equivocado.

El autor
Carlos Battaglini

Lo dejé todo para escribir, acompáñame. Más sobre mí

No hay comentarios

Anímate a comentar

Tu email no será publicado.

Información básica sobre protección de datos:

  • Responsable: Carlos Battaglini
  • Finalidad: Moderación y publicación de comentarios
  • Destinatarios: No se comunican datos a terceros
  • Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos

Contenidos relacionados